AYITI NECESITA TU AYUDA

AYITI NECESITA TU AYUDA

epa_hurricane_matthew_haiti1_debris_mem_161007_12x5_1600La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), alertó este martes de que la seguridad alimentaria de unos 800.000 haitianos se encuentra «seriamente» amenazada después de que el huracán Matthew «devastase» hace dos semanas la mayor parte de los cultivos del país.

«La temporada de siembra de invierno se acerca rápidamente. Los productores agrícolas lo han perdido todo. Si no actuamos ahora para proporcionarles los granos, fertilizantes y otros materiales que necesitan, no podrán sembrar y se enfrentarán a una persistente inseguridad alimentaria», dijo el representante de la FAO en Haití, Nathanaël Hishamunda.

Los últimos informes de los la-fg-hurricane-matthew-haiti-20161007-snaporganismos de socorro de Haití aseguran que el fenómeno causó 573 muertes, el desplazamiento de 175.500 personas y la desaparición de 75.

Haití era un país con heridas profundas y muy abiertas: hace ocho meses se enfrentaba a una crisis alimentaria, el cólera diezmaba a la población más pobre, las ONG no daban más de sí y a la corrupción, endémica, se le sumaba la anulación de los comicios en el último gesto autoritario de su presidente, Jocelerme Privert. Todo iba mal, pero las bases de la reconstrucción estaban ahí. Hasta que Matthew llegó para infectar una herida que apenas comenzaba a cicatrizar.

«Si no se hace algo rápido, lo peor vendrá en dos o tres meses», explica desde la localidad haitiana de Nippe el doctor Lesly Michaud, de la ONG World Vision. El país más pobre de América es también el más hambriento. Matthew destrozó la zona sur y este, donde se concentraban las principales tierras de cultivo. El lodo enterró las escasas posibilidades de autoalimentarse, y con ello, la capacidad de reponer unos graneros que quedarán pronto vacíos. «Para enero habrá un acceso limitado a muchos alimentos», sentencia el doctor con cierto desánimo.

Estos recortes de prensa nos dan una radiografía de lo que nuestros hermanos haitianos están sufriendo y lo que es peor, para el próximo mes de enero pintan un horizonte más angustioso, amargo y desolador.

¿Por qué Haití sufre estas calamidades? Algunos, las atribuyen al vudú, estos, no han visto los domingos en la mañana Puerto Príncipe y en todas las ciudades de Ayiti, cuando miles de cristianos caminan por las calles con sus Biblias en las manos para adorar en sus diferentes denominaciones al Dios de los Cielos.

Yo no he visto en las calles de la «cristiana» Norte América tantos fieles en las calles caminando a sus templos, pero si he visto multitudes caminando hacia los estadios. ¡No! Ayiti, (como mis hermanos haitianos llaman a su tierra), no sufre a causa del vudú, sino de la pobreza endémica, de los gobiernos que no tienen voluntad ni programa para sacar a su pueblo del caos.

Cuando Matthew pasó por Ayiti no vino a castigar el vudú, vino a exponer ante los ojos del mundo que la pobreza siempre paga CON LA MONEDA MÁS CARA las catástrofes que los visita.

El Movimiento Misionero Mundial en Ayiti ha sufrido la pérdida de cuatro hermanos, entre ellos una ancianita y tres varones, de ellos, el carpintero que estaba construyendo el templo y la casita para la pastora Suzette Alsaint en el pueblo Fond-des-Blancs.

La pastora Manouchca de la iglesia en Roche à Bateau, viuda con cinco hijos, perdió su casa, quedó en la calle con sus hijos y la iglesia quedó destruida.

Tenemos que reconstruir los templos de:

Oriani,

Boucan Chatte

Roche à Bateau.

Cote-de-Fer

Fonds-des-Blancs

Katichon

Reconstruir una casa de madera, humilde, cuesta entre 1,500 a 2,000 dólares. Dios nos va ayudar a reconstruir nuestros 6 templos, y con la ayuda de todos aquellos que sientan carga por Ayiti podríamos reconstruir las casas que perdieron nuestros pastores, así como la de aquellos hermanos más necesitados.

En mi recorrido en el Océano Índico, pedí las oraciones de nuestras iglesias en las Islas Mauricio y Madagascar, no solo oraron, sino que sin pedirles nada, levantaron una ofrenda para Ayiti. ¡Tremendo! Dios les multiplique y les bendiga.

Nuestro Señor Jesucristo habló acerca de los Matthew y de todas las situaciones como éstas diciendo: «Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.» (Mateo 25.37–40)

El libro de Job nos advierte: Top of Form

Bottom of Form

«No diste de beber agua al cansado, Y detuviste el pan al hambriento.» (Job 22.7) «A las viudas enviaste vacías, Y los brazos de los huérfanos fueron quebrados.» (Job 22.9) «Por tanto, hay lazos alrededor de ti, Y te turba espanto repentino; O tinieblas, para que no veas, Y abundancia de agua te cubre.» (Job 22.10–11)

En tus manos está la ayuda para AYITI, Dios te bendiga.

haitianflag

Rev. Alberto Ortega

Supervisor Misionero de Ayiti

 

2 comentarios

Archivado bajo Actividades, Reflexiones

EL SIGNIFICADO DE LA ENSEÑANZA

el significado de la enseñanzaEL SIGNIFICADO DE LA ENSEÑANZA

(Proverbios 3.1–2) «Hijo mío, no te olvides de mí ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos; Porque largura de días y años de vida Y paz te aumentarán.»

El término: «no te olvides de mí ley»; al igual que en el capítulo 2 el maestro de la sabiduría está hablando para el alumno. En Proverbios del 1 al 7 aparece constantemente la palabra «hijo mío». Esto señala que el libro de Proverbios está dirigido a los hijos, a los que conocen la relación como hijos de Dios, que tienen un vínculo filial con Dios. Es una conversación amorosa del Padre experimentado con su hijo a quién le trasmite principios de bendición y victoria para que sepa cómo dirigirse por la senda de la vida.

El proverbista notifica: «no te olvides de todo lo que te he enseñado». La palabra hebrea «Torá» significa «enseñanza», podemos traducir «no te olvidas de la Torá, de mi enseñanza». Cometemos el error frecuente de identificarla como la Torá de Moisés. La enseñanza no era de Moisés, sino de Dios, Moisés un siervo fiel de Dios, escribió tal y como Dios se lo revelaba sin añadirle ni restarle nada a lo revelado.

Pudiéramos decir lo mismo de las epístolas, son de Dios, pero reveladas a Pablo, Pedro, Juan y Judas. En el libro de Proverbios hay dos fuentes de enseñanza que se complementan, la enseñanza del padre y la de la madre. Las llama de forma diferente, pero no se oponen, son complementarias.

(Proverbios 1.8) «Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, Y no desprecies la dirección de tu madre;»
(Proverbios 6.20) «Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, Y no dejes la enseñanza de tu madre;»

En lo que se refiere al padre, se define como la instrucción y el mandamiento del padre.

En la referencia al padre la palabra hebrea instrucción «musar» significa cómo debe hacerse algo, señalando que está sujeto a una disciplina si no se cumple.
La palabra mandamiento, en hebreo «miswat» indica una autoridad legal que nos da a conocer algo por palabra o por escrito.

En lo que se refiere a la madre, se especifica como la dirección y la enseñanza de la madre

Con relación a la madre la palabra usada para dirección y enseñanza, en hebreo es una y misma palabra «torá» es decir, el contenido de una ley o de una enseñanza.

Es decir que el padre revela el perímetro o los limites dentro del cual debe moverse el hijo, y la madre señala el contenido o el porqué del perímetro, de lo que limita la enseñanza del padre. Es decir que la madre en vez de desautorizar o contradecir al padre, le da al hijo el motivo, la razón, la lógica, la comprensión de los límites que el padre le ha ordenado al hijo.

El padre se expresa en el área de la voluntad del hijo, la madre trabaja en el área de los sentimientos del hijo. Estos son dos poderosos aliados para criar nuestros hijos en equilibrio.

¡Usemos la sabiduría de las Sagradas Escrituras para la educación de nuestros hijos!

Suyo en Cristo, Rev. Alberto Ortega

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexiones

Destiny un Nombre Premonitorio

DESTINY UN NOMBRE PREMONITORIODESTINY UN NOMBRE PREMONITORIO
Una adolescente de Brooklyn, New York,  ha sido acusada del asesinato horrible de su madre y del novio de su madre.

Según los informes del interrogatorio, Destiny García de 15 años, confesó el doble asesinato de su madre Rosie Sánchez, de 38 años y del novio de su madre, Anderson Núñez de 40 años de edad.

La policía dijo que los cuerpos fueron encontrados alrededor de las 6:30 de la tarde del lunes (4 de enero) en el apartamento Sheepshead Bay en donde tenían su residencia.

En la escena del crimen hallaron a la madre sentada en una silla con varios disparos en el pecho, mientras que Núñez, fue encontrado en el suelo de la sala, tiroteado y apuñalado.

Supuestamente, Destiny convivió con los cadáveres por varios días, y fue a despedir el año 2015 en Times Square celebrando la Nochevieja y la entrada del Nuevo Año 2016.

Al hablar con los detectives, Destiny dijo que en una ocasión había sido físicamente abusada por su madre, declaró a los oficiales que los mató en defensa propia. Las autoridades dijeron que no creen la versión de Destiny, piensan que ella compró el arma a otro niño de 15 años.

Hasta aquí ésta una noticia espeluznante, aterradora, espantosa ¿Cómo una adolescente pudo acabar con la vida de dos personas, una de ellas, su propia madre, y pasar varios días viendo y caminando entre los cadáveres sin acudir a nadie, sin abrir su corazón a nadie.

El hecho de no haber pedido ayuda a nadie por varios días, es una muestra palpable que no sentía pesar, ni remordimiento alguno, los días pasaron sin que su acto irreparable produjera un cambio en su mente y en su conducta.

Esto revela que en la mente y corazón de Destiny había un inhibidor, una excusa, un razonamiento con el cual aprobaba lo que había hecho, le permitió vivir por varios días teniendo ante sus ojos los cuerpos sin vida, rememorar el acto de extrema violencia,  sin cuestionarse, sin recapacitar y sin remordimiento de conciencia.

Las sociedades crean sus propios patrones de conducta que moldean la mente, los pensamientos y las reacciones de sus poblaciones. Destiny es el fruto de una sociedad que ha hecho saltar por los aires los valores morales del bien y del mal. Una sociedad alérgica a todo concepto moral, ridiculizando, atacando, erradicando la moral, porque, según ellos, la moral es la causa principal del sufrimiento humano, por lo tanto, la moral debe ser erradicada, de las familias, de las escuelas, de las universidades, porque es la que impide la felicidad.

¿Qué hacemos con Destiny, que a sus 15 años creyó que el bien era acabar con su madre y la pareja de su madre a tiros?  ¿Cómo podemos volver a poner en el orden correcto la mente de ésta adolescente? ¿Cómo le podemos explicar qué fue lo que hizo con su conciencia? ¿Quién le hará entender que el haber comprado un arma es premeditación y no un acto de defensa propia? ¿Podrá cambiarla la cárcel? ¿Podrá medir que lo que le costó unos pocos minutos le costará toda una vida de confinamiento? ¿Quién podrá hacerle entender que nunca más podrá despedir una nochevieja ni recibir un año nuevo en Times Square?

La vida de una niña bella, con futuro por delante, ha sido engañada por el homicida de los homicidas: «Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis.» (Juan 8.44–45, RVR60)

Jesús lo define como el ladrón que viene a hurtar, matar y destruir: «El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.» (Juan 10.10, RVR60)

¿Se imagina que Destiny pudiera volver al día en que fue fraguando ese pensamiento destructor que la llevó a comprar un arma en posesión de un traficante de armas de 15 años? ¿Si hubiera dejado que su conciencia la guiara? Si Destiny le hubiera preguntado a Jesús ¿Qué hago Señor? ¿Qué cree usted que el Señor le habría contestado?

Juan 8.45 es desgarrador, señala toda la tragedia humana: « Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis ». Notemos bien las palabras del Señor, no dice: «y a mí no me creéis», sino: « Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis ». Estas palabras son tremendas, diáfanas como la luz del sol, pero a la vez espantosas, terribles, no le creemos porque nos dice la verdad.

Se imagina que ésta niña hubiera escogido a Jesús como su Salvador y Señor, hubiera escogido la verdad de Jesús, lastimosamente Destiny escogió la mentira de Satanás y de esta sociedad podrida, corrupta y corrompedora, esclava de su arrogancia y desafío contra Dios y la verdad de Dios.

El día que Destiny sea llevada al banco de los acusados por doble asesinato, no se sentará sola en la Corte, aunque no estará presente, se sentará con ella toda esta sociedad de filósofos malogrados y de necios graduados.

Destiny está enfrentado un Destino premonitorio. Selló el destino de su madre y el de su propio nombre.

Amado, átese a la verdad de Dios y no se suelte de ella, porque su vida depende de su relación con la verdad. Afirme su alma en la verdad, haga de la verdad el ancla de su alma. Jesús es el Camino, y la Verdad, y la Vida, y nadie va al Padre  sino a través de Él ¡No se suelte de Él!

Si está atado por el odio, el rencor, la maldad, los malos pensamientos, solo Jesús le puede liberar, si ha caído y fracasado, solo Jesús le puede perdonar y restaurar.

Rev. Alberto Ortega

2 comentarios

Archivado bajo Reflexiones

El Hambre de Dios

DISCERNIENDO EL HAMBRE

(Amós 8.11–12) «He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová. E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán.»

El hambre se ha tornado en uno de los fenómenos más apremiante, en el desafío más colosal de todos los tiempos.

Puede que a la puerta de nuestra casa no la veamos, pero sin lugar a dudas, existe.

Vemos el hambre de los miles de refugiados de guerra. Los ciclos de hambruna en el África, se cuela en nuestros hogares por medio del televisor, ventana por la que vemos los sucesos y las catástrofes del mundo.

Toda hambre es una catástrofe humanitaria, es una tragedia terrible, los artistas que ganan millones de dólares, prestan su imagen, pero no sus millones, pueden gastar millones de dólares en una fiesta, pero para el hambre solo prestan su imagen para salir unos segundos en un anuncio. Las organizaciones caritativas se tornan en unas multinacionales que devoran millones de dólares en campañas, en logística y en presencia.

Déjeme hablarle de un hambre que nunca saldrá en la televisión, ni en los periódicos, ni por la radio. Es hambre que el mundo arrincona, excluye, desdeña y omite completamente, la sociedad moderna no la reconoce como trascendente, no la atiende como vital, es más, se dedica a denigrarla, a desacreditarla, a tildarla de atraso y hasta denunciarla como fanatismo religioso.

Ahora ¿Qué es el hambre? Primeramente, conozcamos el sentido de la palabra hambre. Procede del latín «fames», y se describe como «un deseo violento provocado por la necesidad, por la escasez, la penuria de víveres (de paso víveres significa «lo que hace vivir, algo que es esencial para la vida».

Se describe como una necesidad urgente de alimento o de un nutriente. También es una sensación desagradable ocasionada por la ausencia de alimento. El hambre tiene efectos físicos y emocionales, afecta el cuerpo y también el alma, cabe recordar que el alma es la que gestiona o responde en lo emocional a todo procesamiento físico.

El hambre también afecta a los sentidos, al ánimo, al equilibrio emocional porque provoca una condición debilitante por la ausencia prolongada de comida, y esto, pasa de una sensación física a una preocupación mental.

Tenemos un refrán que dice «es más listo que el hambre», el hambre es tan poderosa que encuentra recursos imposibles.

La Biblia habla de otro tipo de hambre, «hambre de oír la palabra de Jehová». Como todos podemos entender este texto no se refiere al hambre que se origina en el estómago, sino en el oído. Este tipo de hambre es un despertar del oído para oír la palabra de Dios, es hambre de comunicación de Dios.

Cuando ésta hambre invade el corazón humano, no deja al hombre tranquilo, ni pasivo, ni indiferente, este tipo de hambre lo mueve a buscar con ahínco: citamos al profeta Amós: « E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de Jehová ». Notemos el énfasis: «irán errantes, discurrirán buscando».

La iglesia ha invertido millones de dólares en clínicas, hospitales, escuelas, todo esto es bueno, no es malo, pero, no es la función principal de la iglesia.

(Marcos 16.15) «Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.»

Jesús definió con toda claridad el objetivo y la misión de la iglesia.

El evangelio social está sustituyendo el evangelio de Dios.

Pablo advirtió: «Más si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.» (Gálatas 1.8)

En Juan 6.32–35 Jesús llamó a la multitud que comió en la multiplicación de los panes y de los peces a buscar el pan que procede de Dios: «Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, más mi Padre os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo. Le dijeron: Señor, danos siempre este pan. Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.»

El resultado de esa confrontación fue desastroso, pero profundamente revelador. Jesús denunció, combatió y mostró el efecto negativo del evangelio social y más aún lo definió «el evangelio del vientre»

«Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis.» (Juan 6.26) Jesús expone que hay quienes son atraídos por los milagros, pero no tienen hambre de Dios, no tienen hambre de la Palabra de Dios.

Pablo advierte acerca de los que siguen el evangelio y la doctrina del vientre (Filipenses 3.18–19) «Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal.»

Mientras aquella multitud tuvo a su alcance los milagros, las multiplicaciones, lo siguieron con agrado, lo acompañaron fielmente, caminaron en pos de él sin dudar. Pero, cuando Jesús los llamó al evangelio del arrepentimiento de corazón, el evangelio de la conversión, el evangelio del sometimiento a Dios, de la transformación, el evangelio que desata del pecado, que resucita el espíritu, que desaloja el amor al mundo y a las cosas que están en el mundo, ese pan no les gustó, no tenían hambre de ese evangelio y lo abandonaron. “Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él.” (Juan 6.66, RVR60)

No quiero hacer juego de palabras, pero este versículo de Juan 6.66 es el 666 del evangelio de Juan, y señala discípulos aparentes, emocionados, deslumbrados por lo que veían, pero reacios, opuestos, rebeldes al evangelio verdadero.

Creo que hoy en muchos han cambiado el evangelio de Dios, por el evangelio del confeti, de los fuegos artificiales, de lo novedoso, de lo artificioso, del show. La pregunta que debemos plantearnos es ¿Por qué hay un evangelio diferente? La respuesta no puede ser más clara: «no hay hambre de Dios, ni de la Palabra de Dios».

Debemos tener mucho cuidado con exponer y predicar un evangelio emocional, que solo quiere alcanzar las emociones pero no las decisiones. Las emociones cambian fácilmente, las decisiones nos cambian, nos vuelven diferentes. El evangelio ha sido revelado para cambiar al hombre y no sólo a emocionarlo.

  1. El evangelio no es social, es espiritual.
  2. El evangelio trata con el hambre del alma
  3. El Espíritu Santo no vino a llevar a los pecadores a las mesas del Reino sino primeramente a la Cruz del Calvario
  4. El Espíritu Santo, no vino a llenar el vientre sino a convertir el alma
  5. El evangelio tiene que mostrar el pecado desde la perspectiva del Cielo para poder ofrecer la sanidad de la salvación.

El día de Pentecostés, la iglesia en Jerusalén puso mesa delante de una multitud que había subido a Jerusalén a festejar, las mayorías a cumplir con la rutina religiosa, pero de repente, el viento recio entró en el aposento alto, y ese mismo viento recio cayó como lenguas de fuego sobre ellos. El Espíritu Santo le habló a Jerusalén y a toda la diáspora judía a través del evangelio de Dios.

Cuando la iglesia mostró a la multitud la mesa de Dios, la mesa de las grosuras espirituales, apareció el hambre de la Palabra de Dios, el hambre del oído y del corazón. La multitud vio lo que no tenía y lo que Dios les ofrecía, inmediatamente se conectaron con el mensaje, se conectaron con la invitación y leemos: «Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.» (Hechos de los Apóstoles 2.37–38, RVR60)

La iglesia conectó con el hambre de la multitud arrepentida y la invitó al arrepentimiento, a la fe en Cristo y a seguir la doctrina de la Palabra de Dios. Amados, esto se llama «hambre y sed de la Palabra de Dios»

Vemos la primera iglesia de la historia exponer con toda claridad la predicación del evangelio.

«Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.» (Hechos de los Apóstoles 2.41–42, RVR60)

Notemos la palabra « Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones » sin hambre de Palabra de Dios, la fe, el fuego, de estos recién convertidos se habrían esfumado y se habrían apartado de Cristo y de su iglesia.

El evangelio social ha gastado millones de dólares y no ha llevado a muchos a la Cruz del Calvario

El evangelio social ha abierto bancos de alimentos, esto es bueno, pero jamás se puede hacer con la intención de convertir a la persona, sino dentro del marco del amor y servicio al prójimo.

No podemos tener bancos de comida para aprovechar la necesidad del prójimo y así atraerlo a Jesús.

Hay convertidos a la bolsa de comida, serán fieles cada vez que se les abran las puertas de la comida, si se les obliga, vendrán a un culto, pero jamás se allegarán a Cristo como su Salvador.

Hay un hambre en el hombre, que la despierta el Espíritu Santo, la Palabra de Dios, el Reino de los cielos, esa hambre no viene a buscar la bolsa de compra, no hace fila ante la despensa de la iglesia, se mueve a la presencia de Dios.

No sale contento porque podrá comer, sale contento porque se encontró con el poder de Dios.

EL HAMBRE DE DIOS NO SE SACIA EN LA RELIGIOSIDAD

La decepción, la frustración del eunuco que se devolvía de Jerusalén «Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto» (Hechos de los Apóstoles 8.26, RVR60). Notemos que subía cada año a Jerusalén con hambre y sed de la Palabra pero nunca nadie le ofreció pan para el oído.

Gastó una fortuna por aquel libro de Isaías, a costo actual de unos $10,000, pero nadie le explicaba quién era el que sufría en Isaías 53. Compró un libro que no entendía y por lo mismo, no lo podía satisfacer. Tenía el hambre adecuada, pero no tenía la gente adecuada que conectara su hambre con el pan del evangelio de Cristo.

Usted no puede procesar lo que no entiende, usted no puede resolver una ecuación a menos que alguien que sabe matemáticas tome el tiempo de explicarle.

Hacen falta los Felipes que disciernan el hambre de Dios, que se desprendan del éxito ministerial, que dejen un avivamiento para suplir a la necesidad de un solo hombre

Otro ejemplo, los apóstoles fueron a comprar comida en la ciudad de Sicar en Samaria, pero no discernieron el hambre de los Samaritanos.

En cambio, Jesús estaba discerniendo el hambre de la ciudad (Juan 4.30–34) «Entonces salieron de la ciudad, y vinieron a él. Entre tanto, los discípulos le rogaban, diciendo: Rabí, come. El les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis. Entonces los discípulos decían unos a otros: ¿Le habrá traído alguien de comer? Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.»

Jesús prometió saciar la sed de la samaritana y la ciudad entera vino al pozo de Jacob a comer el pan del cielo y beber el agua que salta para vida eterna

A la puerta del Templo de Jerusalén, un cojo esperaba el pan de la lástima, de la pena, de la buena obra.

(Hechos de los Apóstoles 3.2–10) «Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo.
Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna.
Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos. Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo.»

Este hombre esperaba un evangelio social y se encontró con el evangelio del poder de Dios, el evangelio del nombre de Jesucristo. Los apóstoles le ofrecieron el evangelio de poder y todo cambió en su vida.

«Más Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.
Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos;
y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios.
Y todo el pueblo le vio andar y alabar a Dios. Y le reconocían que era el que se sentaba a pedir limosna a la puerta del templo, la Hermosa; y se llenaron de asombro y espanto por lo que le había sucedido.
»

El hambre de Dios salva, transforma, abre las puertas de la comunión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Coma pan que le levante, coma pan que le fortalezca, coma pan que desate las ligaduras de los vicios y de satanás, coma pan que rompe el poder del pecado y lo llena de Jesucristo.

Hay multitudes de cristianos sin fuerzas, desalentados, desconsolados, desanimados, desorientados, porque han perdido el hambre de oír la Palabra de Dios, ya no leen la biblia, no oran, no ayunan, viven de la oración de otros. Viven pidiendo que oremos por fortaleza, me parte el corazón oír los creyentes pedir fortaleza, oro por ellos, pero me parte el corazón porque entiendo que no están comiendo el pan de Dios.

(1º Reyes 19.5–8) «Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come. Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse. Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y come, porque largo camino te resta. Se levantó, pues, y comió y bebió; y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios.»

¿Qué hace usted bajo el enebro del desaliento? ¿Qué hace usted debajo del enebro esperando que Dios le quite la vida? Levántese, coma el pan de Dios, beba agua de arriba, y póngase a caminar en el nombre de Jesús, Él le fortalece ahora mismo, le levanta ahora, le guía hasta las alturas del monte de Dios.

Notemos los efectos del pan de DIos en Elías: «fortalecido por aquella comida, anduvo cuarenta días hasta que llegó al monte de Dios»

Ahora usted puede pedirle de ese pan al Padre, en el nombre de Jesus el Hijo del Dios Viviente y el Espíritu Santo le llena, le fortalece y le lleva al Cielo.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El Calvinismo de John Mc. Arthur

John Mc Arthur Calvinista

En un panel, el entrevistador le pregunta a John Mc Arthur ¿Cómo exponer el evangelio a toda criatura, cuando Dios solo va a salvar a los predestinados? Muy habilidosamente JMA esquiva la pregunta sobre la predestinación diciendo que él tampoco la entiende, que no pretende ni puede resolver el dilema de tantos.

Permítanme exponerle el sentido de la palabra dilema, es una palabra compuesta de dos palabras, procede del latín y significa «dos y temas». Dilema según el diccionario es un «razonamiento formado por una premisa con dos términos contrapuestos que, supuestos alternativamente verdaderos, conducen a la misma conclusión.»

Al afirmar que él mismo tiene este dilema, está afirmando que existen dos verdades contrapuestas pero supuestamente alternativamente verdaderas. Puede sonar raro, porque no podemos entender como pueden ser verdad dos verdades contrapuestas. Forzosamente, si son dos verdades que dicen cosas opuestas, una es verdad y la otra es mentira.

Existen otras religiones que creen en la predestinación, por ejemplo en el budismo chino, la predestinación se conoce como «yuanfen».  Esta palabra se atribuye a una fuerza universal que gobierna los acontecimientos de cosas en algunas personas, en algunos lugares. El Yuanfen pertenece a la familia de conceptos conocidos en teología como determinismo.

El Islam tiene puntos de vista semejantes acerca de la predestinación. En el Islam, Alá sabe y ordena cualquier cosa que pasa.

Tanto el budismo como el sintoísmo en Asia, pasando por el hinduismo con su sistema de castas (usted nace en una casta y muere en ella sin poder cambiar porque lo predestinaron así) y el islam del Medio Oriente existe una propensión a la fatalidad, todo está escrito, todo está decidido de antemano no se puede esperar algo mejor.

Los judíos creen en la omnisciencia de Dios, creen a la preordinación como un corolario de la omnisciencia, pero rechazan normalmente la idea de la predestinación como una idea completamente extraña que no tiene lugar en su religión. Interesante que el judaismo no crea en la predestinación.

La doctrina de la Predestinación, se originó en la iglesia católica por medio de San Agustín, fue el primero en tratar el tema. Luego, Juan Calvino en el protestantismo, rescató las meditaciones agustinas y la elevó a doctrina apostólica en el tiempo de la Reforma.

La predestinación establece que el hombre se perdió voluntariamente (cierto), por lo mismo Dios no tiene por qué salvarlo (también es cierto), pero que en su Gracia (cierto) ha predestinado, escogido para salvación un grupo de elegidos de entre la totalidad de los hombres perdidos. Fuera de ese grupo de predestinados, nadie puede salvarse. Esto último no es cierto porque se opone a la misma Palabra de Dios.

Según los calvinistas, la Gracia de Dios es tan poderosa que es «irresistible», es decir, que cuando Dios ejerce su Gracia sobre alguien este no la puede resistir y se convierte a Cristo. Si esto es así, ¿Por qué no ejerce su Gracia irresistible sobre todos los hombres y los salva?

El apóstol Pablo nos dice por revelación divina que Dios quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

(1 Timoteo 2.1–4) «Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.»

¿Por qué Dios no usa su Gracia irresistible para salvar a todos los perdidos y dejar así solamente en el castigo eterno del infierno a Satanás y sus demonios? Para JMA es parte de su dilema, no lo entiende porque Dios no lo explica.

Veamos algunos textos que muestran la explicación del porque los hombres aun siendo llamados a salvación no se salvan. Les confío el trabajo de deducir por ustedes mismos el «dilema» de JMA.

(Lucas 7.28–30) «Os digo que entre los nacidos de mujeres, no hay mayor profeta que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él. Y todo el pueblo y los publicanos, cuando lo oyeron, justificaron a Dios, bautizándose con el bautismo de Juan. Mas los fariseos y los intérpretes de la ley desecharon los designios de Dios respecto de sí mismos, no siendo bautizados por Juan.»

(Mateo 21.32) «Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle.»

(Hechos de los Apóstoles 7.51–52) « ¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. ¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres? Y mataron a los que anunciaron de antemano la venida del Justo, de quien vosotros ahora habéis sido entregadores y matadores;» ¿Cómo es que la Gracia es irresistible?

El profeta Isaías es conocido como el Quinto Evangelista del Antiguo Testamente, por la proliferación de revelaciones que Dios le hizo acerca del Mesías Salvador.

(Isaías 55.1) «A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche.»

Parafraseando el  hebreo original el llamamiento de Isaías 55.1 dice « ¡he!, ¡Ay, (pero en  forma positiva) el todo (el colectivo de), todos, cualquiera, que tenga sed!»

Este texto es un llamamiento a despertar la atención por medio del oído, de la palabra dirigida al oído. El oído sigue siendo el canal que Dios usa para comunicar su salvación.  (Romanos 10.17) «Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.»

(Joel 2.32)
«Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho Jehová, y entre el remanente al cual él habrá llamado.»

El banquete ha sido preparado por el Señor. La salvación no se compra a ningún precio, porque es ciento por ciento por Gracia de Dios. El Mesías hizo la obra y lo único que el hombre tiene que hacer es acudir a él por fe. La invitación no tiene límites.

Dos distinciones importantes entre la teología rabínica y la teología bíblica. En la teología rabínica no existe tal cosa como el nuevo nacimiento ni la salvación. Según ellos son hijos de Abraham por lo tanto no necesitan salvación.

Enseñan el arrepentimiento como medio de reconciliación con Dios, pero no como medio de salvación. Sin embargo este es el mensaje central de toda la Escritura.

La teología rabínica cree que las almas son preexistentes, «están ya creadas y solo esperan que se produzca un embrión para entrar». Dicen que el Mesías no puede venir hasta tanto quede un alma preexistente por venir en un embrión.

En esto se asemejan los mormones que creen en la doctrina de la preexistencia del alma. Ellos dicen que una vez el alma entra en un embrión es responsable por sus actos. Es decir que hasta que todas las almas preexistentes no se encarnen en un embrión, Dios no puede concluir su obra.

No existe tal cosa como la predestinación a la salvación. No existe tal cosa como «salvo siempre salvo». Es bueno que entendamos dos enseñanzas bíblicas importantes que no se contradicen sino se complementan

La Soberanía de Dios y el libre albedrío del hombre. Los calvinistas, tienen que llegar a la conclusión que la predestinación no puede fallar en ninguna manera.

Charles Spurgeon, era calvinista, pero aclaraba que quién no se santificaba no había sido escogido para salvación. Si Spurgeon estuviera vivo hoy predicaría la salvación a la gran mayoría de los calvinistas mundanos de nuestros días.

Se fundamentan en que Dios es soberano por lo tanto Él decide quién será salvo y no importa cómo viva, al final será salvo. Algunos calvinistas aseguran que el cristiano que se pierde es que nunca fue salvo. Según ellos la soberanía de Dios consiste en que Él salva al que quiere salvar.

Pero vemos a Dios mostrando la forma, el medio de la Salvación y determina cómo el hombre puede recibirla.

(Isaías 55.1) «A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche.»

Según Isaías 55.1 ¿Qué cosa es necesaria para beber las aguas de la salvación?

A todos los sedientos, tener sed es la condición para la salvación.

(Isaías 12.2–3)
«He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAH Jehová, quien ha sido salvación para mí. Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación.»

Dios revela, conecta la salvación con el agua.

¿Se puede perder la salvación?

(1 Timoteo 4.1)
«Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;»

Nadie puede apostatar de una fe que nunca tuvo

(Hebreos 10.39)
«Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.»

Retroceder en griego «ὑποστέλλω jupostélo; rehuir, retraer, retroceder.»

(Hebreos 10.26–29)
«Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?»

Observe esta secuencia de la Palabra de Dios: «Si continuamos pecando voluntariamente en griego (hekousiös hamartanontön hëmön). Después de haber recibido (meta to labein). «Después de la recepción»

(Hebreos 12.15)
«Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;»

Los calvinistas afirman que usted puede caer dentro del barco de la Gracia pero no se pierde, porque aunque cayó no está fuera del barco. Leamos lo que Pablo expone acerca de Himeneo y Fileto.

(1 Timoteo 1.19–20) «manteniendo la fe (salvación en Cristo*) y buena conciencia (santidad*), desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos, de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar.» *Nota, los paréntesis son míos.

El barco Himeneo y Alejandro se les partieron y naufragaron en cuanto a la fe. No se cayeron dentro del barco, se les hundió el barco.

(Hebreos 3.6)
«pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza.» Nadie puede retener lo que nunca tuvo.

(Éxodo 32.32–33)
«que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito. Y Jehová respondió a Moisés: Al que pecare contra mí, a éste raeré yo de mi libro.» Nadie puede ser raído de un libro en el que nunca fue inscrito.

(Deuteronomio 29.19–21)
«y suceda que al oír las palabras de esta maldición, él se bendiga en su corazón, diciendo: Tendré paz, aunque ande en la dureza de mi corazón, a fin de que con la embriaguez quite la sed. No querrá Jehová perdonarlo, sino que entonces humeará la ira de Jehová y su celo sobre el tal hombre, y se asentará sobre él toda maldición escrita en este libro, y Jehová borrará su nombre de debajo del cielo; y lo apartará Jehová de todas las tribus de Israel para mal, conforme a todas las maldiciones del pacto escrito en este libro de la ley.»

El argumento del aborrecimiento de Esaú y la elección de Jacob.

(Génesis 25.22–24) «Y los hijos luchaban dentro de ella; y dijo: Si es así, ¿para qué vivo yo? Y fue a consultar a Jehová; y le respondió Jehová: Dos naciones hay en tu seno, Y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas; El un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, Y el mayor servirá al menor. Cuando se cumplieron sus días para dar a luz, he aquí había gemelos en su vientre.»

Malaquías 1.2–3 «Yo os he amado, dice Jehová; y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob? dice Jehová. Y amé a Jacob, y a Esaú aborrecí, y convertí sus montes en desolación, y abandoné su heredad para los chacales del desierto

(Romanos 9.10–16) «Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), se le dijo: El mayor servirá al menor. Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí. ¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera. Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.»

Recordemos que los capítulos 9 al 11 de Romanos tratan de la aclaración a los gentiles acerca de la situación del pueblo de Israel después del rechazo de Cristo. Entre los creyentes gentiles había cierta inquietud acerca de la posición de rechazo de Jesus como el Mesías por parte de la mayoría del pueblo de Israel.

¿Cómo podían estar seguros de que Jesús era realmente el Mesías si Israel no lo reconoció como tal? La conclusión no podía ser más diáfana, si Israel no lo ha reconocido como el Mesías, entonces, no lo es. Pero, si es el Mesías y no lo han reconocido serán desechados para siempre.

Pablo no se refiere a la salvación sino de elección para ser portador de la bendición de Abraham, y cumplir con la promesa de la simiente de la mujer de Génesis 3.15.

En Romanos Pablo está exponiendo la elección de Israel en los propósitos de Dios para ser la nación escogida. Es obvio que aunque Israel es la nación escogida no todos los israelitas serán salvos

Romanos 9.27
«También Isaías clama tocante a Israel: Si fuere el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo; »

Es sorprendente, durante este panel, el mismo John Mc. Arthur reconoce que la predestinación es un dilema, no puede explicar por qué Dios ha tomado la decisión de enviar al infierno los que no han sido predestinados para salvación.

Si quiere ver la entrevista (en inglés)

http://www.youtube.com/watch?v=4mleum3jZ1E

Para concluir, recuerde que el 90% de los pastores norteamericanos son calvinistas, incluyendo al Doctor Charles Stanley.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Campaña en Isla Madagascar

andavamamba_03El domingo 27 de octubre de 2013, justo al concluir la Convención del Movimiento Misionero Mundial en la isla Mauricio, salimos para Madagascar, cuarta isla más grande del mundo.

En este viaje misionero viajamos los pastores Carlos Guerra, Broveen Narsoo y Alberto Ortega. El vuelo duró una hora y cuarenta minutos.

En el aeropuerto Internacional Ivato de Madagascar nos esperaba nuestra misionera Suhé Reenis de Curaçao, que desde hace un año está levantando una preciosa obra en esa gran isla del índico.

Después de las interminables formalidades del aeropuerto, dejamos las maletas en el hotel y salimos directamente hasta la ciudad de Andavamamba, un nuevo  anexo de la iglesia del Movimiento Misionero Mundial en la ciudad de Andranomena.

La primera noche, la predicación le fue entregada al Rev. Broveen Narsoo, pastor del Movimiento Misionero Mundial en la Isla Mauricio.

El lunes 28 de octubre, la campaña se inició en la iglesia central en Andranomena (Andjanomen en lengua Malgache). El Rev. Carlos Guerra predicó acerca «Del tiempo de Dios», Abraham y Sara tuvieron que esperar en el tiempo de Dios para que la promesa se cumpliera.

El martes 29 de octubre, el Rev. Alberto Ortega predicó sobre el tema «Dios pule las piedras que usa», expuso la importancia de entregarse en las manos de Dios para ser pulidos por Él.

La actividad fue muy bendecida, los hermanos fueron edificados.

Agradecemos los cuidados de nuestra Pastora Suhé Reenis en la Isla Madagascar, está haciendo un trabajo de excelencia para el Señor. Oremos por la Isla que está en gran necesidad, por nuestros hermanos y por nuestra misionera.

Pastor Alberto Ortega

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades

Recorrido Misionero en el Océano Índico

ortega_guerra_mauricio_01Domingo 20 de octubre a las 6.00 de la tarde emprendí vuelo a la Isla Mauricio para la Convención Anual del Movimiento Misionero Mundial en las Islas Mauricio.

El periplo fue muy largo, desde Miami hasta el aeropuerto de Londres Heathrow, 9.00 horas de vuelo, luego, de Londres a Dubái en los Emiratos Árabes, 7.45 horas, finalmente de Dubái a la Isla Mauricio otras 6.45 horas.

Terminando el viaje a las 9.45 de la mañana, hora de Mauricio, en donde me esperaba el Pastor Rev. Broveen Narsoo. La familia pastoral me dio una bienvenida muy cariñosa.

El Rev. Carlos Guerra viajaba desde Costa Rica vía Brasil, Sur África e Isla Mauricio. Debido a un atraso del vuelo Sao Paulo Johannesburgo, llegó el miércoles 24 de octubre por la tarde a la Isla Mauricio.

Ese mismo día fuimos a la iglesia en Baie du Tombeau, a unos 5 kilómetros de la Capital Port Louis, ahí tuvimos un culto precioso junto a nuestros hermanos mauricianos. La Predicación estuvo a cargo del Pastor Alberto Ortega, la unción del Espíritu Santo se hizo palpable, la Palabra de Dios corrió poderosamente para bendición de todos los asistentes.

El viernes 25 de octubre, dimos inicio a la Convención en la ciudad de Curepipe de la Isla Mauricio, la misma fue de las más bendecidas, hubo como un hilo conductor en la Palabra de Dios.

La predicación de la primera noche estuvo a cargo del Rev. Carlos Guerra bajo el tema: «Aprovechando las Oportunidades» basándose en el libro de los Hechos 8, desarrolló el tema acerca de cómo Felipe aprovechó las oportunidades que Dios le ofreció tanto en Samaria, como en el camino desierto con el ministro de Candace reina de Etiopía y luego fue traspuesto por el Espíritu Santo hasta Azoto a unos 30 kilómetros de distancia.

En la mañana, el Rev. Guerra, trajo un estudio sobre «Cuatro niveles de fe» desarrolló el tema sobre  la fe en cuatro niveles. La iglesia quedó edificada y retada a incrementar su fe en Dios para conquistar la Isla Mauricio para Cristo.

El Pastor Ortega tradujo al Pastor Guerra del español al francés.

El sábado 26 por la tarde y el domingo por la mañana, la exposición de la Palabra de Dios estuvo a cargo del Rev. Alberto Ortega. La primera noche la meditación fue en Génesis 12 «La diferencia entre ser bendecido y ser bendición». Abraham debía trasmitir la bendición de Dios a los que estaban a su alrededor. No fue siempre de bendición para su entorno. El Señor retó a la iglesia a moverse a un nivel superior en los propósitos de Dios.

En la mañana del domingo 27 de octubre se concluía la Convención, la Palabra el Espíritu de Dios trajo el tema «Acomodarse en la tempestad» en Hechos 27 y 28.

La Unción y el poder del Espíritu Santo fueron palpables y poderosos, esta Convención ha marcado nuestras iglesias en la Isla Mauricio.

Finalizada la Convención, salimos hacia el aeropuerto Internacional Ramgoolam de la Isla Mauricio para volar hacia la Isla Madagascar, donde nos esperaba nuestra hermana Suhé Reenis, misionera del Movimiento Misionero Mundial, para empezar una campaña de tres días.

Agradecemos a los pastores Broveen y Banoo Narsoo por todas sus finas atenciones así como a todos los obreros y hermanos de la Isla Mauricio por su apoyo y muestras de cariño.

Pastor Alberto Ortega

2 comentarios

Archivado bajo Actividades